Síndrome del Desfiladero Torácico (Thoracic outlet syndrome)

* Otros nombres: Síndrome del Opérculo Torácico, Sindrome del Desfiladero Toracobraquial, Síndrome de la Salida Torácica.

Sandra Romo

Viernes, 7 de julio de 2017
Buffer Digg Email Facebook Google LinkedIn Pinterest Print Reddit StumbleUpon Tumblr Twitter VK Yummly

Esta afección es más frecuente en músicos de lo que suele diagnosticarse. Por su sintomatología fácilmente puede confundirse con otras patologías como el síndrome del túnel del carpo, o la neuropatía cubital.

Los signos y síntomas pueden ocurrir en una extremidad o en ambas y se desencadenan debido a la compresión del paquete vasculonervioso (donde hay una arteria, una vena y nervios), en la región de emergencia cervicotorácica de los nervios espinales. Este paquete vasculonervioso está formado por los nervios del plexo braquial, y la arteria y vena subclavias. Clásicamente se definen tres orígenes o lugares de compresión en el desfiladero torácico, pudiendo ocurrir en alguno o en sus combinaciones:

  • A nivel del músculo escaleno anterior (por delante del cuello)
  • A nivel costoclavicular (entre la primer costilla y la clavícula)
  • A nivel del pectoral menor (por debajo de la axila).

Por afectar a nervios, tanto la motricidad como la sensibilidad de músculos del antebrazo y manos se pueden ver afectadas, manifestándose dolor agudo no fácilmente localizado que empeora por las noches, sensación de cosquilleo que corre hacia los dedos, anestesia (no sentir), entumecimiento y debilidad o sensación de pesadez. Por compresión de la arteria, ocurre disminución del flujo sanguíneo, por lo que la mano puede verse más pálida (azulada) y volverse fría. Cuando el compromiso también es en la vena, al no retornar bien la sangre, se forma edema, aumentando el tamaño de la mano o la extremidad superior afectada, aparentando estar inflamada, cuando en realidad se está acumulando líquido. El atrapamiento puede ser constante o intermitente, y generalmente en esta triada la sintomatología principal es la que afecta a los nervios.

Aunque el origen puede ser por defecto anatómico, como tener una costilla o vértebra de más o el tamaño aumentado de ciertas vértebras, en músicos casi siempre se presenta por un desequilibrio en la postura, donde unos músculos están en exceso de tensión y a otros les falta activación. Por ello, en músicos suele ser intermitente por posturas inaadecuadas sobre todo a la hora de la ejecución musical, o al usar la computadora.

En mi práctica profesional, he encontrado que este síndrome es más frecuente en pianistas, y en mayor proporción en mujeres. __ Es necesario que un profesionista de la salud haga un diagnostico diferencial, ante la presencia de cualquiera de la sintomatología antes descrita__, sobre todo si hay sospecha de atrapamiento nervioso, haciendo pruebas específicas para descartar o confirmar el diagnóstico. El tratamiento deberá estar orientado en relajar a los músculos que en su exceso de actividad han tomado o atrapado al plexo braquial, puntualizando en mejorar la postura con mayor consciencia corporal, y hacer ajustes, tal vez sencillos pero indispensables del acomodo de la silla y la manera de sentarse. En guitarristas y bajistas es importante que el talhí o arnés que sostiene al instrumento no se use cerca del cuello, si no más bien recorrerlo un poco más hacia el hombro (justo a nivel óseo donde finaliza la clavícula e inicia el hombro).

El síndrome es muy incapacitante y el tratamiento es largo, por lo que es importante dar a conocer esta afección, para poderla prevenir. He preparado un video con principios fundamentales para mejorar la postura. Pero en caso de que ya exista el síndrome, lo indicado es comenzar con un tratamiento de rehabilitación. Se requiere paciencia porque el tratamiento, según la severidad, puede ser largo. Los relajantes musculares están indicados, y en muy pocos casos, sobre todo cuando el problema no es debido a la deficiencia postural, se recurre a la cirugía.