Cuida tu cuello y tu espalda

Sandra Romo

Sábado, 22 de julio de 2017
Buffer Digg Email Facebook Google LinkedIn Pinterest Print Reddit StumbleUpon Tumblr Twitter VK Yummly

¿Cuántas horas pasamos sentados? El dolor de cuello y espalda es uno de los males en la actualidad muy relacionado al trabajo, y si le añadimos un poco de estrés, cargar de manera brusca o inadecuada y una vida sedentaria, seguro estrenaríamos para este 2017 una verdadera lesión de columna. Hay personas que literalmente llegan al estado de no poderse levantar de la cama por dolor, no es raro que un estudio realizado por la comercializadora de material de oficina Office Depot en 1.000 empresas europeas, reveló que uno de cada cinco empleados de oficina tiene problemas de salud laboral, siendo los más comunes el dolor de espalda y las contracturas.Como mejor es la prevención, te aconsejo leas este articulo.

En un contexto laboral las molestias comienzan en músculos posturales que permanecen en contracción continua, lo que puede derivar en las famosas “contracturas musculares”. Con el cuerpo pasa algo muy similiar a lo que pasaría en una empresa. Si hay 100 trabajadores, cada uno con funciones determinadas a realizar, y 20 trabajadores se ponen en huelga, esas funciones las tendrán que repartir entre los 80 restantes, pero llegará un punto en el que por la sobrecarga de trabajo que no les tocaba hacer, muchsos más se enfermarán, y seguramente comenzarán a faltar al trabajo, quedando cada vez menos trabajadores, y los que quedan tendrán que trabajar horas extra, todo esto en detrimento de la producción de la empresa. Nosotros somos la empresa y nuestros músculos los trabajadores, cuando sentamos, solemos perder, de alguna u otra forma, el contacto de los pies con el piso (ej. cruzamos las piernas o dejamos los pies en punta), ahí dejan de trabajar un gran porcentaje de otros músculos posturales, entre ellos los cuadriceps, que son muy importantes para mantener un buen equilibrio sedente. Luego, hemos perdido la consciencia de los “talones gluteos”, que se llaman isquiones, los cuales al lanzarlos hacia delante y no dejarlos de manera vertical, dejan se ser el soporte y base de sustentación de la pelvis, y por ende todo recae en el cóxis, y en algunos en el pubis. Ahí, ya muchos músculos están en huelga, y los primeros que comienzan a compensar el desequilibrio (haciendo trabajo extra) son los músculos escalenos, que se sobresolicitan, y esto se nota porque el cuello permanece adelantado, como si quisiese estar muy cerca del monitor de la computadora.

Los músculos pequeños y estáticos que están en nuestra espalda tienen ya demasiado trabajo por hacer, y es ahí cuando comienza el cansancio y el dolor. Lo mejor que puedes hacer, antes de cambiar tu silla, es asegurarte que te estás sentando con un apoyo presente (como de empuje) desde los pies, en lo isquones (bien verticales) y que el cuello permanece ligero hacia arriba y no hacia adelantado.Esa es la razón por la que muchos cambian de silla por una ergonomica (a veces muy costosa), y los problemas continuan.

Te aconsejo acudas a un examen postural con un Fisioterapeuta Cadenista, para trabajar sobre tu equilibrio global y no sólo para tratar las contractruras. Tomar clases de Técnica Alexander te puede ayudar a saber utilizar mejor tu cuerpo. También puedes poner alarmas para pararte de tu silla cada hora, y aprovechar para hacer ejercicios suaves de tus hombros, cuello y espalda (en otros números hemos dado algunos ejercicios). Trabajar en la computadora sentado sobre una pelota muy grande (suiza) está de moda en otros países, pues reparte de manera equitativa el trabajo muscular al obligarte usar todos los músuclos posturales, ya que te caerías al no usar bien las piernas