Miedo Escénico

Sandra Romo

Sábado, 15 de julio de 2017
Buffer Digg Email Facebook Google LinkedIn Pinterest Print Reddit StumbleUpon Tumblr Twitter VK Yummly

Lo primero que tenemos que saber, es que todo artista escénico experimenta miedo y nerviosismo minutos previos al acto, y que ese miedo hasta cierto punto es normal. Se vuelve un verdadero problema cuando la mente exagera un panorama negativo y el miedo crece, produciendo ansiedad, tensión muscular, sudoración en exceso, disfonías, temblores, rigidez articular, con lo que es más fácil que se comentan errores y sea reflejada la inseguridad al público. El miedo es casi siempre a hacer el ridículo, a ser reprobado, y a equivocarse.

Sucede que el “ego” y el “perfeccionismo” pudieran estar detrás de este miedo. ¿Por qué? Según Emma Back, cantante y violinista de Gypsy-French-Folk-Pop, no debes combatir al miedo, porque este crece, si no más bien, aprender a recibir la atención del público, pues el miedo escénico es una simple consecuencia de esta atención, o una necesidad de demostrar que se está a la altura (aquí entra el ego), en cambio, al confiar en el regalo que ofrecemos con nuestra música y nos permitimos centrar nuestra atención en el público, el miedo escénico literalmente desaparece. Lo que ocurre cuando intentamos luchar contra el miedo, o superarlo fingiendo que no existe, es que el público siente nuestra agresividad o impostura, y perdemos su atención, Para dominar estas emociones tenemos que dejar ir nuestra necesidad de sorprender, complacer, convencer, y de ser fantásticos (aquí entra el perfeccionismo). Somos fantásticos tal como somos. Cuando creemos en esto y estamos abiertos a “recibir”, atraeremos a los fans que realmente aman y aprecian exactamente lo que les ofrecemos.

Consejos para lidiar con el miedo escenico

  • Cuando ensayas o mantienes un estudio previo al concierto o examen, no estás en terreno vulnerable, por lo que hay que recrearlo. Se han hecho estudios que comprueban que la frecuencia cardiaca y la respiratoria, aumentan en el escenario, y se mantienen normales en el cuarto de estudio, por lo que Médicos de las Artes recomiendan hacer algún tipo de ejercicio cardiovascular, como subir y bajar escaleras rápidamente por unos cuantos minutos e inmediatamente después ir al instrumento, y a través de una respiración lenta y profunda, tratar de estabilizar ambas frecuencias. Cuando llegue el concierto o el examen, será más fácil acordarte de respirar de esa manera, y tu atención y concentración mejorarán, disminuyendo el nerviosismo. Otro ejemplo de recrear el ambiente, es tomar un vaso de agua y realizar ejercicios de calentamiento antes de comenzar el estudio y nuevamente antes de comenzar el concierto.
  • Ejercicios de visualización (positiva), técnicas de relajación, meditación y ejercicios respiratorios ayudan a tener mayor dominio de las emociones, a canalizar la preocupación de fallar y de quedar bien.
  • Tener preparado el material y disfrutar de la interpretación. Yo les recomiendo ir a un parque o a algún lugar por donde pase mucha gente. Mientras más interpretes en público de manera casual, más sentirás que compartes (das y recibes). Graba las caras de los niños y la gente que sonríe con tu música. Trata de llevar esas sonrisas el día del examen, y comprueba que es muy alentador y tranquilizante.
  • Aprende a reír de tus errores, por lo que te recomiendo los talleres de Clown que imparten Rodrigo Suárez y Madeleine Sierra, aquí te comparto un video para saber más: https://youtu.be/3nrfL_Qt1XA

Si el miedo escénico ha producido síntomas graves, como ansiedad frecuente, gastritis no controlada, o dolores musculares severos, te recomiendo acudas a un psicoterapeuta para que te brinde herramientas efectivas y traten juntos el problema de raíz, nunca es tarde para reconciliarte con tu instrumento.