Nexo Placer y Adicción a las drogas

Sandra Romo

Lunes, 10 de julio de 2017
Buffer Digg Email Facebook Google LinkedIn Pinterest Print Reddit StumbleUpon Tumblr Twitter VK Yummly

La adicción involucra factores biológicos, genéticos, psicológicos, y sociales. La palabra adicción proviene del latín “addictus”, atribuido al deudor de la antigua Roma que por falta de pago terminaba siendo adjudicado o entregado como esclavo a su acreedor. También se le ha atribuido, para explicar más su origen psicológico al separar la palabra “a” que denota “sin”, y “dicción”“decir”, alguien que se vuelve adicto por no poder decir o comunicar (sentimientos, frustraciones, miedos, etc.). Actualmente se considera que la adicción o la dependencia a sustancias psicoactivas es en sí una enfermedad que afecta al cerebro y a la conducta. Los estudios demuestran que existen cambios neuroquímicos involucrados en las personas con desordenes adictivos y que además existe predisposición biogenética a desarrollar esta enfermedad.__ Si bien es cierto que en el caso de la mayoría de personas la decisión inicial de tomar drogas es voluntaria, con el tiempo los cambios que ocurren en el cerebro de las personas adictas pueden afectar el autocontrol y obstaculizar su habilidad de resistir los impulsos intensos de consumirlas.__

La palabra placer significa gustar o agradar; quien siente placer, se siente pleno, satisfecho, ya sea física, psíquica, material o socialmente. En el __ sistema límbico__ del cerebro se controla y regula nuestra capacidad de sentir placer, motivándonos a repetir comportamientos que son fundamentales para nuestra existencia, pasa con el enamoramiento, con los alimentos, con el ejercicio, al escuchar música, etc. La dopamina, las endorfinas, la oxitocina y la serotonina son nuestras principales “drogas” cerebrales, llamadas neurotransmisores que se relacionan con el placer. Las sustancias psicoactivas por otro lado, intensifican entre 10 y 300 veces más la sensación de placer comparada con otras actividades gratificantes, pero a un costo muy alto, ya que durante el consumo dependiente, las sustancias ajenas al cuerpo logran engañar al cerebro inhibiendo o aumentando la producción de neurotransmisores, por lo que cada vez que se dejan de consumir, los niveles internos, están tan desequilibrados que situaciones que en otras circunstancias serían muy placenteras (como un orgasmo), dejan de serlo; además la necesidad por conseguir más droga se intensifica y con cada vez ocurre mayor daño en las funciones cerebrales produciendo dramáticos cambios físicos como pérdida de materia cerebral, alteraciones en la memoria, motricidad y comunicación neuronal y de comportamiento como ansiedad, irritabilidad, trastornos de sueño y de alimentación.

Bajo el deseo de experimentar placer o por pura curiosidad llega un primer uso de la droga, pudiendo acarrear riesgos para la salud, más si esto ocurre durante la adolescencia donde el cerebro aún no se termina de formar. Se considera abuso cuando se repite el consumo con consecuencias en la salud física, mental y en las relaciones interpersonales. Al abuso le sigue la dependencia o adicción, en donde ya existe una incapacidad de frenar el consumo a pesar de un sufrimiento físico o psíquico. La dependencia se caracteriza por presentar tolerancia donde los efectos de la sustancia son cada vez menores por lo que se requiere de mayor dosis, así como abstinencia donde ocurren efectos negativos físicos y psíquicos cuando se retira la sustancia.

Hablar de adicciones conlleva desenmascarar realidades que han fungido como lastres en la vida del ser humano, es decir, muy pesadas de cargar y difíciles de quitar. Para terminar con la dependencia de fármacos que afectan específicamente las funciones del Sistema Nervioso Central. Desde el punto de vista de la ciencia, fármaco o droga es toda sustancia química de origen natural o sintético que afecta las funciones de los organismos vivos. Estas sustancias son capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones.Los neurotransmisores son sustancias químicas que se adhieren a un sitio especializado llamado receptor. El neurotransmisor y su receptor operan como “llave y cerradura”, formando un mecanismo sumamente específico que asegura que cada receptor solo enviará el mensaje apropiado después de interactuar con el tipo correcto de neurotransmisor. Curar la dependencia a sustancias psicoactivas no basta con la ayuda de amigos y familiares; se requiere de ayuda profesional (consejeros en adicciones, psicoterapeutas, psiquíatras), para frenar los efectos secundarios que lo son, no solo para el individuo, sino para su entorno familiar y social y evitar en el peor de los casos la muerte por sobredosis o suicidio. Al desarrollar la inteligencia emocional e interpersonal abundan los neurotransmisores, las llamadas “drogas de la felicidad”logrando mayor identidad, control de las emociones, autoconocimiento y dominio propio.En este video se puede saber más sobre las consecuencias de la adicción:

Te recomiendo una profunda reconciliación con las actividades que más disfrutas hacer, que te producen placer sin perjudicar a otros; retomar la música que por mucho tiempo has dejado de escuchar, porque tal vez la carga escolar o laboral es muy pesada; y hacer cosas cotidianas dando lo mejor de ti. Haz ejercicio, abraza, da o recibe un masaje, convive con animales, come chocolate, ríe, se libre, ¡vive!

| NEUROTRANSMISORES | DROGAS | | ---------- | ---------- | | Dopamina: Controla los movimientos voluntarios del cuerpo y está asociado con el mecanismo de recompensa del cerebro. En otras palabras, la dopamina regula las emociones placenteras | El alcohol, cocaína, la heroína, la nicotina, el opio. | | Serotonina: Tienen un efecto significativo sobre la emoción, el humor y la ansiedad. También está implicado en la regulación del sueño, la vigilia y la alimentación. | Muchos medicamentos antidepresivos | | Ácido gamma aminobutírico (GABA): Reduce la actividad neuronal con el fin de evitar que su hiper-excitación conduzca a la ansiedad. | El alcohol y las drogas como los barbitúricos | | Endorfinas: Reduce el dolor, el estrés y promueven la calma y la serenidad. Estos son los neurotransmisores que permiten a algunos animales a hibernar al disminuir el metabolismo, la respiración y el ritmo cardíaco. | Opiáceos como el opio, la morfina y la heroína. |