Psicoterapia Funcional

Ivana Monzani Tentori

Miércoles, 13 de septiembre de 2017
Buffer Digg Email Facebook Google LinkedIn Pinterest Print Reddit StumbleUpon Tumblr Twitter VK Yummly

La Psicoterapia Funcional es una metodología con bases científicas comprobadas para ayudar a la persona a resolver situaciones difíciles y de conflicto en su vida. A veces, es complicado resolver solos alguna situación y la psicoterapia acompaña en este proceso aclarando las decisiones y la manera de enfrentar diversas situaciones, circunstancias y estados internos que experimenta una persona.

Nuestro modelo mira, estudia e interviene en la persona de forma integral, a través de sus 4 planos psicocorporales: cognitivo-simbólico, emocional, fisiológico y postural hasta llegar a la integración de todas sus funciones. Ver a la persona como un todo, nos permite tratar adecuadamente sus necesidades.

Hay una imagen generalizada de una sesión psicoterapéutica, en donde toma lugar una conversación entre uno que escucha y otro que describe, uno que interpreta y el otro que va encontrando en esas interpretaciones sus respuestas, tal vez ciertas claves de su comportamiento. La Psicoterapia Funcional propone una forma de abordaje que no sólo se hace recuperando la reflexión del discurso y la interpretación. Nuestra propuesta no es interpretativa, sino analógica. Se trabaja lo mismo con el pensamiento que con las sensaciones, la respiración, la postura, la imaginación, el movimiento, el contacto, para que la persona pueda darse cuenta del cómo percibe sus circunstancias y su propia forma de situarse, de reconocerse y sentirse.

Así, por ejemplo, una respiración toráxica es indicio de tensiones que se pueden expresar como angustia o ansiedad, de ahí la importancia de intervenir en ese tipo de respiración para volverla más diafragmática. Al cambiar la respiración por una más tranquila y diafragmática se alcanzan estados de relajación que permiten también pensar desde un estado modo más tranquilo. Eliminando situaciones de estrés, el paciente puede tomar decisiones más claras, pudiendo apreciar todo un abanico de alternativas y posibilidades; de esta forma va alcanzando relaciones más satisfactorias y plenas con los demás y su entorno.

Asimismo, muchos dolores de cabeza se pueden resolver, interviniendo en el sistema neurovegetativo. Aclarar los conflictos emocionales o de pareja es un objetivo de la psicoterapia para alcanzar el autoconocimiento que nos permite ser más claros, imparciales y determinados en la toma de decisiones.

Otros síntomas que se pueden resolver son dolores difusos o alteraciones del movimiento. Una auto exigencia extrema necesita de un control muy alto, de constante atención. El estado de control constante puede tener como consecuencia repentinas pérdidas de control por parte del organismo, que se manifiestan como infartos u ataques de pánico, accidentes y hasta brotes psicóticos.